Saltar al contenido
Think Tecno

Cómo solucionar problemas de un controlador Xbox One en PC

Si intentas jugar juegos en PC con un controlador de Xbox One, puede ser realmente molesto tener problemas con el controlador. Cualquier tipo de problema puede ser molesto, como que no se registren las pulsaciones de botones o la desconexión del controlador. Este tipo de problemas pueden afectar el rendimiento de su juego en momentos críticos o simplemente evitar que juegue de manera confiable. Independientemente de la causa o el problema exacto que tenga, probablemente querrá solucionarlo para poder volver al juego.

Reinicie el controlador y la ordenador

Es el consejo de resolución de problemas más antiguo del libro, pero todavía funciona sorprendentemente a menudo. Reiniciar sus dispositivos puede ayudar a resolver cualquier problema y es rápido y fácil. Se recomienda que reinicie su ordenador y el controlador, ya que no necesariamente sabe que el problema no está en la ordenador.

Vuelve a conectar tu USB

Si ha conectado el controlador a su ordenador a través de USB, un problema potencial es que el cable USB está suelto. Desconecte y vuelva a conectar ambos extremos del cable y vea si el problema persiste, teniendo cuidado de no tirar del cable bajo tensión. También es una buena idea probar con un cable USB diferente, ya que el problema podría estar en el propio cable.

Vuelve a conectar tu Bluetooth

Muchos controladores de Xbox One también se pueden conectar de forma inalámbrica a través de Bluetooth o el adaptador inalámbrico Xbox que ofrece Microsoft. Desconectarse y volver a conectarse de la conexión inalámbrica u olvidarse por completo de la conexión y repararla pueden ayudar a resolver los problemas de conexión. Si está utilizando el adaptador inalámbrico Xbox, también intente desconectarlo de su ordenador y luego volver a conectarlo.

Intente usar un método de conexión diferente

Todos los controladores inalámbricos de Xbox One también pueden conectarse a través de USB, intente usar un cable USB para ver si hay un problema con la conexión inalámbrica. Algunos controladores no son compatibles con la conectividad inalámbrica; sin embargo, puede intentar usar Bluetooth en lugar de USB si ha tenido problemas con USB.

El uso de un conector inalámbrico (un tipo de conexión que no sea Bluetooth, aunque ninguno requiere un cable) también puede ser una opción, siempre que tenga uno. Los conectores inalámbricos originales de Xbox One están disponibles en línea por alrededor de $ 25, por lo que puede obtener uno con relativa facilidad y probarlo si sus otras conexiones no funcionan y no desea que se repare / reemplace el controlador.

Actualiza tus controladores

Otra causa común de problemas pueden ser los controladores desactualizados. Para actualizar los controladores del dispositivo, presione la tecla de Windows, escriba “Administrador de dispositivos” y presione enter. En el Administrador de dispositivos, busque los controladores del controlador Bluetooth, USB y Xbox One. Haga clic derecho en cada uno, luego seleccione “Actualizar controlador”.


Busque los controladores del controlador Bluetooth, USB y Xbox One, luego haga clic derecho en cada uno y seleccione “Actualizar controlador”.

Al actualizar el controlador, permita que Windows “Buscar controladores automáticamente” a menos que ya haya descargado manualmente un controlador más nuevo. Si el proceso encuentra un nuevo controlador, seleccione el controlador que desea utilizar.


Póngase en contacto con el soporte de Microsoft

Microsoft puede ser consciente del problema que tiene y puede tener una solución o ser capaz de ayudarlo de alguna manera. Por ejemplo, existe un problema mecánico conocido con los primeros modelos de controles inalámbricos Xbox Series 2 Elite para los que Microsoft ha ofrecido una garantía extendida, consulte los detalles. aquí.